Date a Naturist

Los amantes de la naturaleza también tienen un hueco en las webs de contactos. Para ellos han creado el portal Date a Naturist, presente en países de todo el mundo como EEUU, Nueva Zelanda, Sudáfrica, Alemania o Irlanda. Una manera práctica de reunir a amantes de la Madre Tierra a lo largo del globo terráqueo. Aunque no pertenezcas a este estilo de vida, una sugerente pantalla de inicio será la tentación para que más de uno se registre sin dudar.

date a naturist_01

Antes de cubrir nuestros datos, nos fijamos en un error muy común entre las webs internacionales. Las mismas que no conocen las limitaciones del google.translate y tiran para adelante dándole una gran paliza al diccionario. El resultado final es algo así como esto:

date a naturist_02

Pero claro, quién se va a fijar en el texto teniendo esos ojos mirándote. Y sí, ese fondo que acompaña el inicio del párrafo es un culo. Una razón más para que la gramática y la sintaxis no sean temas primordiales.

Sabemos que las expectativas siempre dejan mucho que desear una vez que introducimos nuestros datos y ya formamos parte de la ‘comunidad’. Pero en este caso creo que el golpe ha sido casi mortal. Adiós a esa luminosidad, paisaje natural y fresco, alegre, para dar paso a una página oscura, fría y prácticamente vacía (si realizamos búsquedas en territorio español). Decidimos entonces realizar una búsqueda general, por todos los países del mundo para que nos muestren los usuarios que hay en línea en ese preciso momento. ¿Adivináis con cuánta gente podemos chatear? No sabemos por qué pero no nos sorprende: 0. Curiosamente, en la parte inferior aparecen un montón de contactos, todo chicas, jóvenes y guapas. Pero no es más que un espejismo, un triste reclamo con enlace a ninguna parte. Hacemos clic encima de un perfil al azar y, en vez de acceder a su perfil, la página nos redirige a una pantalla llamada ‘miembros nuevos’. Si todo lo anterior era triste, lo de ahora es como mínimo desolador.

¿Qué hacer en estos casos? Salir disimuladamente por donde hemos entrado…

deslizarse niño

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.

*